<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1714605622184904&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Las 4 ventajas del Invierno en la Costa Blanca

El invierno en la Costa Blanca ya está aquí y el frío acecha nuestros días.

Ya hace semanas que el viento y las bajas temperaturas han invadido a tiempo parcial el espacio y los lugares donde solemos movernos, pero después de un largo verano, ¿no toca que nos pongamos un poco el abrigo?  Seguro que hay quien no le gusta nada esta época del año, pero lo cierto es que, como todo en la vida necesitamos un equilibrio climático para que cada estación nos aporte todo aquello que debe darnos.

Nos guste o no, nos apetezca más o menos. Pero nuestra ventaja respecto muchos otros sitios, me atrevería a decir que la mayoría, es que la Costa Blanca goza de un tiempo envidiable. De él podemos sacar muchas ventajas, aunque las largas listas no nos gustan demasiado. Por ello preferimos dejarlo en cuatro, para resumir y capturar con mayor detalle aquello que hace de nuestra costa un gran lugar para vivir y visitar. ¿No te lo crees?

Aunque, como pasa a menudo, hay un secreto detrás de todo. En este caso, una circunstancia que envuelve cada una de nuestras ventajas: el clima. Puede parecer obvio, pero las cifras nos ayudan a darnos cuenta de la maravilla que tenemos.

Más de 2.800 horas de sol al año con una temperatura media anual que se acerca a los 20 grados.

Si claro, ¿y que tal la Costa Blanca en invierno?

Pues en estos meses de menos luz el termómetro no suele bajar de 16 grados. Y hay excepciones, lógicamente, pero esos días oscuros de puro frío pueden contarse con dos manos. No son muchos, y en parte por el micro-clima que define particularmente la parte Norte de Costa Blanca.

La razón, la cadena montañosa de interior que crea como una especie de barrera natural que ayuda a consolidar el clima templado de la zona, que es la clave para obtener  muchas ventajas de nuestro invierno, aquí te citamos 4 de las mas importantes:

1. Actividad al aire libre

A diferencia de la mayoría de países, especialmente del Este y del Norte de Europa, en la Costa Blanca en invierno los meses de frío no son meses oscuros y hostiles. Hay días de manta y sofá, obviamente, pero nos gustan precisamente porque no son tantos como en otros lugares que se ven, más que a vivirlos y disfrutarlos, obligados a soportarlos. Aquí son un contrapunto a un tiempo que permite un sinfín de vida al aire libre y, normalmente, programar o improvisar excursiones y actividades de fin de semana. O simplemente, salir a correr o pasear cualquier tarde o a buena mañana para empezar el día enchufado y con energía.

2. La piel y la vitamina D

No creáis, por el título, que nos hemos vuelto médicos o científicos. No pretendemos vendernos como expertos, pero nos gusta saber qué costumbres y condiciones pueden ayudarnos a llevar un estilo de vida más saludable. De aquí que sabemos que la vitamina D es muy importante en nuestro organismo porque fija el calcio y otros minerales en los huesos, y que tenemos dos fuentes principales para adquirirla: Mediante los alimentos (la llamada D2) y  la exposición al sol (la llamada D3).

En verano, por lógica, tenemos muchas horas, pero la intensidad de los rayos solares nos induce a protegernos para evitar otro tipo de enfermedades. La crema solar, tan necesaria para ello, evita que el sol produzca toda la vitamina D que podría producir teniendo en cuenta las muchas horas que podemos tomarlo. Por eso el sol de invierno adopta un papel de compensador para conseguir nuestra mejor y mayor dosis de vitamina D, clave para que el organismo incremente la concentración de calcio y, como defienden algunos doctores, “favorezca la optimización del depósito mineral óseo en el esqueleto”. En definitiva, mantiene sanos nuestros huesos.

Naranja de Valencia
Naranjas de Valencia

3. La fruta (y la comida) de temporada

Cierto que ahora se exporta mucho y tenemos prácticamente de todo en cualquier mes del año. Pero nosotros abogamos por los productos de temporada y de proximidad, así que nos decantamos por una comida sana que en España catalogamos como cocina de mercado. En ella, cada fruto y cada cosecha se realiza cuando toca, cuando debe hacerse, cuando siempre se ha hecho. Y aunque los cambios de estaciones no sean ahora tan marcados como antaño, normalmente hay un mejor tiempo de maduración y en invierno es la época de unas frutas muy nutritivas. Es el caso de la naranja y la mandarina. Dos frutas ricas en vitamina C, que mejora nuestro sistema inmunitario (mejora cuando hay síntomas y nos protege de los resfriados) a partir de agua y azúcares, suficientes para alimentarnos a la vez que nos cuidamos.

A media mañana o tarde, de postre en las comidas o completando el almuerzo, a cualquier hora pueden tomarse. Además, las naranjas son un fruto muy cosechado en estas tierras. Valencia es la que tiene más hectáreas de cultivo pero la huerta alicantina es muy conocida por la calidad de su fruta, que se recoge, habitualmente, a partir de diciembre y se alarga su temporada hasta abril.

4. Mejor calidad de vida

Como resumen, y aunque pueda parecer una evidencia, nunca está de más destacar aquello que acaba haciendo la diferencia. Podemos elegir infinidad de lugares para vivir o para tener una segunda residencia, pero seguro que puestos a escoger, nuestro estilo de vida mediterráneo  considerado como uno de los mas saludable del mundo  favoreciendo  que nuestra población viva más y mejor.

En la Costa Blanca disfrutamos de unas condiciones únicas  de calidad de vida

Y en ModernHouse Spain conocemos bien unos cuantos sitios donde tenemos casas y villas exclusivas en Benidorm,  Calpe, Altea, Finestrat, Benissa , donde podrás disfrutar de la Costa blanca en invierno. Solo, bien acompañado, en familia o con el perro, que también sabrá gozar el momento conquistando cada palmo de arena con la plena libertad para correr y respirar ese aire de brisa marina que nos deja una sonrisa en el rostro.

 

Felix Ramirez , 15 enero, 2017

    Recibe las últimas noticias