<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1714605622184904&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Qué ver en Finestrat Alicante

Como muchos otros municipios costeros, en Finestrat el mar es uno de los principales atractivos. Sin embargo, no es lo único que verás aquí, pues a lo largo de su geografía también hay vestigios de culturas a las que han pertenecido sus tierras, dejando una huella imborrable de sus costumbres y edificaciones.

 

Qué ver en Finestrat: la Cala de Finestrat

La playa o cala de Finestrat goza de un agradable ambiente urbano y una gama de servicios para toda la familia como el de acceso a incapacitados y servicios de salud (emergencias). Este trozo de costa tiene por lo menos 300 metros de extensión, un paseo marítimo para caminar y además recibe numerosos visitantes y turistas, por lo que su ocupación casi siempre es alta. El agua es muy tranquila, de poco oleaje y escasas piedras en zonas apartadas de los bañistas, pues en su mayoría el suelo es de arena. Su tipo de arena es dorada y el urbanismo se combina con la vegetación del lugar. Esta playa es segura, limpia y reúne condiciones ambientales que la han hecho merecedora de bandera azul. Tiene señalizaciones, equipo de salvamento para imprevistos y el resguardo de la policía local.

Puig Campana

En 2009 un incendio se precipitó de golpe sobre Puig Campana, pero por fortuna, aún puedes disfrutar de su paisaje si buscas qué ver en Finestrat en tus vacaciones. La altitud de esta montaña, que ya es lugar de interés comunitario, es de 1410 metros y uno de los datos más interesantes de Puig Campana es el hecho de que en ella viven especies y flora vegetal únicas. La montaña, sin duda, arropa múltiples misterios, como las leyendas autóctonas que intentan explicar su forma. De ahí que resulte sumamente interesante de ascender y conocer cuando vengas a Finestrat.

Casco histórico y casas de Finestrat

En el caso histórico aún predomina el respeto a los rastros antiguos y al modo de construir de los antepasados de Finestrat. Ejemplo de ello es la supervivencia del diseño de casas colgantes, que son iconos del poblado. Las calles, aunque parezcan un laberinto, prometen una experiencia ambiental insuperable, donde el visitante podrá sentir un verdadero viaje al pasado antes de terminar en la plaza del pueblo o en la iglesia parroquial de Sant Bartolomé. Por cierto, esta edificación es otra de las recomendaciones para ver en Finestrat por su vieja data, pero aun así se encuentra excelente en conservación de fachadas y estilo arquitectónico barroco.

Felix Ramirez , 10 junio, 2017

    Recibe las últimas noticias