<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1714605622184904&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Una pequeña Guía de las playas de Altea

Un pueblo costero se define principalmente por sus playas. Altea es uno de ellos, aunque mezcla a la perfección con un entorno natural muy valioso y exuberante que también conoceremos en otros artículos. Sin embargo, en esta ocasión queremos traerte una pequeña guía de las playas de Altea, un rincón privilegiado de la Costa Blanca norte.

Las playas de Altea se encuentran en una bahía que es parte del Parque Natural de la Sierra Helada

  • Cuenta con 8 km de costa que combina pequeñas calas con playas más grandes y entre ellas, algunas áreas de acantilados.
  •  11 playas jalonan el litoral del municipio. Su variedad es parte del éxito, pues cada turista/visitante puede encontrar su preferida.

En el norte, la punta del Mascarat, dentro del parque de Morro de Toix, actúa como protector de toda la costa de Altea. Y por ello, normalmente, goza de aguas tranquilas.

Precisamente empezaremos desde el norte e iremos describiendo cada playa hacia el sur. En esta primera parte, por tanto, contemplamos todas aquellas que son más accesibles desde Altea la Vella, el antiguo emplazamiento de Altea que ha quedado más próximo al monte pero que tiene la playa a un simple paseo. Así las cosas, y arrancando nuestra ruta por el norte, aquí te presentamos, una a una, las playas de Altea:

 

Guía de las mejores Playas de Altea

Playa del Mascarat

Es la playa más al norte del municipio, por tanto muy accesible desde Altea la Vella. Hace años fue nudista, hoy comparte y convive con aquellos que toman el sol sin nada de ropa. Su nombre se la da la sierra que lo envuelve, que se llama Mascarat (enmascarado) porque se debe a la historia de un antiguo bandolero muy conocido en esta zona. Esta sierra, de hecho, protege toda la bahía y permite que las aguas sean más suaves y calmadas que otras zonas del litoral.

Sus características principales la hacen muy atractiva:
Aguas limpias y playa de bolos (piedras redondeadas por la erosión marina)

  •  Con buen tiempo y mar tranquila, se puede llegar a una pequeña cala siguiendo la pared rocosa, a la izquierda de la playa
  • En esta misma zona, el fondo marino es ideal para hacer snorkel
  • Tiene chiringuito durante la temporada estival
  •  En el norte de la playa hay un dique que forma una zona protegida del oleaje que es
    excelente para el baño (especialmente pensando en los más pequeños)

Barreta de Gualda

A las afueras de Altea, al norte, se encuentra esta playa de una ocupación tradicionalmente más local, proveniente del poblado de pescadores que la fundaron en su día. Eso le da una personalidad que rubrica con muy buenos argumentos:

  • Está situada justo al lado de un Puerto Deportivo, con que le confiere una serie de
    servicios muy valorados a nivel turístico: Alquiler de material para deportes acuáticos (kayacs, motos de agua, tablas de
    pádel-surf) o Cualquier tipo de comida y sitios para tomar algo (restaurante, bar, cafetería)
  • La playa, por su parte, tiene más argumentos:
    o Su longitud, de apenas 100 metros, y aspecto rústico (es de grava), la hacen
    ideal para huir de la multitud
    o El agua siempre está limpia porque el puerto y un saliente rocoso la protegen
    del mar revuelto y las algas.

Como dato curioso, la playa de la Barreta ocupa el espacio del meridiano de Greenwich (o meridiano base), desde donde se miden las longitudes del mapa terrestre. Es una de las pocas zonas europeas que coinciden con él.

Playa de la Solsida

Otra de las opciones para descansar y desconectar. Con un buen libro o para hacer un picnic. Sus rasgos definen una playa de las que quedan pocas:

  • Agua tranquila, ya que queda bastante protegida del viento del norte
  • Fácil acceso a pie, con pequeños tramos con pasarelas y escalinatas
  • Una playa virgen de bolos y roca que le confiere un aire semi-salvaje muy personal
  • No tiene servicios ni socorrismo, y se permite el nudismo
  • Goza de una ruta de snorkel especialmente bonita. Se basa en llegar a un islote que hay a 200 metros de la orilla y rodearlo para ver la posidonia que lo envuelve y, sobre todo, una ventana natural en su roca sumergida Además, se permiten perros. Y aunque la amplia mayoría de propietarios de mascotas suelen ser conscientes que hay bañistas sin perro, no está de más recordar las normas básicas:
  • Mantener controlada a tu mascota, y que procure no molestar
  • Que tenga microchip, además de estar al día de vacunaciones (para poder comprobarlo en caso que se requiera, llevar la cartilla del animal)
  • Si está incluido en la lista PPP (Perro potencialmente peligroso), debe ir atado y con bozal

Esta acción se enmarca en una reivindicación de los vecinos, que hacía tiempo que querían que el Ayuntamiento declarara oficialmente alguna playa como apta para perros. Y lo hizo finalmente aquí en 2016.

Playa de L’Olla

Posiblemente es una de opciones de las playas de altea  más tranquilas con una naturaleza que se escapa de los entornos típicamente más solitarios, aunque mantiene el encanto de la Altea de otros tiempos porque es de las que menos ha cambiado con el paso de los años. Unos contrastes que caracterizan de entrada esta playa:

  •  Es abierta y alterna grava fina con piedra redonda
  •  Tiene una longitud de 1400 metros y el agua suele estar en calma
  • Es de fácil acceso y se puede llegar a ella perfectamente andando o en bici
  • Su situación la protege del ruido y le da un carácter semi-urbano particular que se define por dos aspectos:
    • Tiene varios chiringuitos y pequeñas barcas en la orilla
    • Frente a la playa hay dos isletas pequeñas conocidas como L’illeta y L’Illot. Se puede llegar a ellas hasta nadando, sus aguas son más claras y son buenos fondos para hacer snorkel

Cala de Soio
Otro ejemplo del pasado pescador de la zona. Esta pequeña cala ha sido tradicionalmente visitada por los vecinos de las antiguas casas de pescadores que todavía se conservan frente al mar. Es un rincón muy peculiar, resguardado del viento, con barcas en la orilla. Poco tiene de playa convencional:

  • Tiene fácil acceso (a pie) pero las planchas de roca no la hacen confortable (para
    tomar el sol) como las demás.
  • Esta cualidad la hace una muy buena opción para la pesca o el buceo
  • En el puerto que hay al lado se puede comer (el restaurante tiene muy buena fama) y se pueden alquilar tablas y kayaks

Como ves, existen opciones para todos los gustos, aunque no puedes perderte la segunda parte de la guía que, lógicamente, la completa y te dará una idea más amplia y completa de las posibilidades que tiene Altea y sus playas. Sin duda, una de las maravillas de la Costa Blanca norte.

Un pueblo de costa viene definido por sus playas y su capacidad por seducir a sus visitantes/residentes a través de su idilio con el mar. Por ello queremos completar nuestra guía de las playas de Altea con una segunda parte que te aportará muchas más opciones para disfrutar de un día de arena y mar.

En la primera parte de nuestra guía te describimos las características principales de este rico litoral que a nosotros nos sedujo desde siempre y, por eso mismo, decidimos apostar por elaborar uno de nuestros proyectos de viviendas exclusivas. Para que te hagas una idea de cómo trabajamos, descubre lo que hemos sido capaces de hacer en otros lugares muy próximos.

Pero no estamos aquí para enseñarte viviendas u hogares, si quieres ya lo harás cuando te apetezca. Por nuestro compromiso vital con la Costa Blanca norte, seguimos describiéndote (una a una) las playas de Altea, empezando por una de las más urbanas.

Cap Negret

Es una playa marcada por la presencia de los mejores hoteles de Altea. Como todos tienen piscina no está tan masificada como podría pensarse, aunque tiene todos los ingredientes para ello:

  •  Tiene una longitud de casi 1500 metros, desde la desembocadura del Rio Algar a la
    Cala del Soio antes mencionada.
  • Es más confortable que la mayoría de playas de Altea porque goza de una grava bastante fina.
  • Abierta, con agua limpia y de fondo la imponente Sierra de Bernia. Su situación la hace ideal para los que vengan de Altea la Vella.
  • Se pueden alquilar hamacas y patines acuáticos, además de tener lavabos y chiringuitos.
  • El acceso desde el centro urbano (en coche, bicicleta o andando) es muy fácil Playa de la Escollera.

Es la última adquisición de Altea. Suena poco natural, pero es que es una playa artificial producto de la reivindicación de muchos años de retirar el dique que se construyó en su día para proteger la costa del pueblo. Antes fue una playa auténtica, delante de las casas bajas de pescadores que recorrían toda la costa, pero desapareció por la construcción de un pantano (en Guadalest) que no permitió al rio llevar la piedra que había hecho siempre de arena de la playa.

Desde el 2016 es una playa de cantos rodados que sigue haciendo la función de protección, pero con una estética totalmente diferente y mucho más bella y turística. Lógicamente es una playa céntrica, con todos los servicios cerca y de las más concurridas por su facilidad de acceso.

Playa de la Roda

Se extienda en la parte sur de la desembocadura del río Algar. Por tanto, está a continuación, en su extensión natural, de la playa de Cap Negret, aunque sus credenciales le otorgan una personalidad muy marcada:

  • Con longitud de 1400 metros, es urbana y abierta, por tanto más concurrida que otras.
  • Tiene bandera azul, así que goza de la calidad que le dan los múltiples servicios que la definen: socorrismo, alquiler de sombrillas y tumbonas, lavabos, juegos para niños.
  • Y un punto importante para ese sello, que está adaptada para personas con movilidad reducida.
  • Circula paralela al paseo marítimo, donde se reparten restaurantes, tiendas, heladería.

La proximidad del puerto pesquero y deportivo, además de la escollera que se construyó tiempo atrás para proteger el litoral ante el avance del mar, hace que las aguas de la Roda sean muy tranquilas.

Cap Blanch

Tiene características muy parecidas a la anterior, con ciertas diferencias:

  •  Es un poco menos larga, con 1350 metros de longitud
  • Ésta es más amplia, alternando grava fina y piedra redonda (bolos)
  • También tiene bandera azul, con todos los servicios que implica (socorrismo, WC, alquileres de hamacas y sombrillas, duchas, párking, juegos para niños,…)
  • La proximidad al Club Náutico le permite alquilar equipos náuticos (tablas y kayaks)
  • Disfruta de agua limpia y tranquila por la protección que le confieren el puerto y la punta de Albir, en el sur.

Precisamente la playa del Albir es el límite de la de Cap Blanc, famosa en Altea por tener El Chiringuito, que está a reventar los fines de semana por su buena comida a buen precio. Playa del Albir

Al pie de la Sierra Helada, como decíamos es la continuación de la playa de Cap Blanch. Está señalizado, así que sabemos sin dudar que estamos cruzando de una a otra. Sin embargo se distingue a simple vista por sus características:

  •  Queda más separada de la carretera, por tanto es más tranquila
  • El agua suele ser transparente y tranquila por la protección de la Punta Bombarda y Sierra Helada por el sur
  • Es el escenario perfecto, por tanto, para practicar deportes acuáticos
  • Carácter semiurbano (se puede acceder desde el paseo), con parking y zona de salida de embarcaciones.
  • En verano goza de multitud de servicios: socorrismo, policía, oficina de información, lavabos y duchas, transportes, hamacas y sombrillas,… Y también el acceso a minusválidos o personas de movilidad reducida.

Ciertamente es una zona muy agradable, menos multitudinaria que la mayoría con fácil acceso desde el casco urbano y con buenas vistas por la proximidad a la sierra.

Cala del Metge

Es la más sur y la última del municipio, y aunque no es fácil llegar vale mucho la pena
descubrirla:

  • Próxima al faro de Punta Albir, tiene un acceso más complicado de lo normal, pero es
    apta con calzado apropiado. Únicamente se puede llegar por un sendero.
  • Pequeña cala de piedra desde donde se tiene una visión preciosa y panorámica de la bahía de Altea. Buena opción también para practicar el snorkel.
  • Ideal para practicar el nudismo y encontrar la tranquilidad deseada.
  • Cuando sopla el viento de poniente, el agua es transparente.

Para llegar a ella se tiene que partir desde el mismo punto del camino que se toma para ir al faro, dejando atrás la zona de recreo y antes de llegar al túnel. Se ve un camino de tierra a la izquierda, que es el que debemos coger. No tiene pérdida.

En fin, esperemos que esta segunda parte que completa nuestra pequeña guía de las playas de Altea te sea de ayuda para hacerte una idea de las muchas posibilidades que existen. Para todos los gustos, para cualquier tipo de compañía y hasta de estado de ánimo. Como siempre, solamente tienes que dejarte llevar y disfrutar descubriendo la belleza propia y exquisita de este rincón de la Costa Blanca norte. ¡No te arrepentirás!

 

 

Felix Ramirez , 1 octubre, 2017

    Recibe las últimas noticias